El cofundador de la Microsoft colecciona una serie de aciertos en áreas como informática, economía y caridad.
Cuando el asunto es ordenador, Bill Gates es una de las primeras cosas que surgen en nuestra cabeza. Pero cuando el asunto es el cofundador y la gran figura por detrás del ascenso de la Microsoft en el área de los electrónicos, ahí ni siempre la imagen formada sobre él es positiva. Por ser normalmente asociado a la riqueza y la algunas previsiones no muy comunes (algunas muy bien colocadas), muchas veces nos olvidamos de llevar en cuenta la trayectoria de éxito y los aciertos en la carrera del empresario.

1. Crear el Windows
Mucha gente reclama de la pantalla azul y de los más variados errores presentados por el Windows, pero no se puede negar que el sistema operacional tiene calidades y esta una gran ayuda para el mundo de la informática.
Además de eso, él puede no haber sido el primero o el mejor (ya que el Macintosh, de la Apple, utilizaba recursos gráficos y técnicos bien similares) en su época de lanzamiento, en 1985, pero fue lo que más cayó en las manos del consumidor, principalmente a partir del Windows 95. Hoy partiendo para la octava versión, el sistema operacional ganó bastante autonomía y fama propia al invertir en interfaces como la Aero y el Metro – o en productos específicos, como el Microsoft Office.

2. Popularizar la PC
Si tenes un ordenador con Windows en casa, agradezca a Bill Gates. Finalmente, para él, no bastó crear un gran producto: era necesario hacer con que él llegara al alcance de todos, especialmente quién no era especializado en informática y quería sólo experimentar la nueva tecnología.

La historia comienza en 1975. Gates, en la compañía de Paul Allen, el otro cofundador de Microsoft, negoció un interpretador del lenguaje BASIC para el Altair 8800, uno de los lanzamientos de ordenadores de la época. A partir de ese punto, estaba montada la empresa, que continuó programando productos similares para los más variados electrónicos.


3. Ayudar a salvar Apple
Bill Gates y Steve Jobs tenían una relación complicada. No eran grandes amigos, y vuelta y media intercambiaban algunas declaraciones nada amigables, pero necesitaban trabajar juntos en algunos momentos.

Conseguís imaginar ambas empresas como compañeras? Por mucho tiempo, Mac recibió varios aplicativos producidos por Microsoft, como versiones de editores de texto y planillas, además de varios otros productos que ahorraron mucho tiempo de programación al equipo de Apple.
Pero la ayuda principal vino en 1997: en una conferencia, Jobs anunció una alianza para el uso conjunto de patentes, la adopción del Internet Explorer en el Mac y la compraventa de aproximadamente US$ 150 millones (valor de la época) en acciones de la Apple por la Microsoft, hecho recibido con algunos reproches por el público, pero que ayudó a quitar la empresa del rojo.
Aquí  está la ironia: como Apple  buceó en una profunda crisis financiera y creativa en el comienzo de la década de 1990 (cuando Jobs aún estaba alejado de la empresa), si no fuera por Bill Gates, productos como el iPod y el iPhone no iban a existir.

4. Saber ganar dinero

Es imposible no relacionar Bill Gates con su capacidad de generar y acumular riquezas. Más del que un geek, un empresario. En el mando de Microsoft, él transformó la empresa en uno de los mayores polos de la informática, desbancando en riqueza y popularidad otras empresas fuertes del Valle del Silício en las décadas de 1980 y 1990, como la Apple, HP y la IBM.
De acuerdo con la Forbes, él es la quinta persona más poderosa del mundo (atrás de cuatro líderes políticos), la más rica de Estados Unidos (con patrimonio de poco más de R$ 100 bilhões) y el segundo colocado en el ranking mundial (perdiendo para el mexicano Carlos Slim), del cual Gates hace parte desde 1995.
Bill está dispuesto a enseñar el camino para el éxito: las entrevistas más recientes de Gates no se concentran tanto en el mundo de la informática, del cual él está más alejado después de dejar Microsoft: el negocio ahora es dar consejos sobre economía y hablar sobre algunos proyectos que pueden cambiar el mundo.

5. Mirar hacia la caridad 
El egoísmo y la ganancia son dos características frecuentes en quienes conquistan mucho dinero o poder en la vida. Con Gates, eso no ocurrió. El empresario fundó en 1994 Bill & Melinda Gates Foundation, una institución filantrópica (sin embargo aprovisionada con generosas donaciones privadas y parte de la fortuna de la familia) que incentiva proyectos de investigación en todo el mundo.

Administrada por él y su esposa y el inversor Warren Buffett, la fundación posee como foco el combate a la pobreza y la mejora en los sistemas de salud de todo el planeta. Además de eso, en Estados Unidos, el proyecto busca un sistema de educación diferenciado para regiones más pobres. Casi mitad de su patrimonio personal ya fueron destinados a la investigación de nuevas fuentes de energía y a la producción y distribución de vacunas contra los más variados tipos de enfermedad, como la malária.

Bill Gates puede no agradar a todos, pero no se debe negar crédito al ex-jefe de la Microsoft por sus aciertos como persona o en el mando de una de las grandes empresas del área de informática. Finalmente, si no fuera por él, es posible que usted no estuviera ni leyendo este artículo.



0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada